¡Cuidado, tus brochas podrían tener más bacterias que un cepillo para limpiar escusados!

¿Cuándo fue la última vez que lavaste tus brochas o esponjas?, o en el peor de los casos si nunca lo has hecho al terminar de leer querrás hacerlo. Te sorprendería saber la cantidad de bacterias que pueden almacenar si no las lavas con regularidad.

Fue la inquietud anterior la que llevó a Tom Pellereau, conocido por ser ganador del programa El Apendiz Reino Unido 2011, a cuestionarse cuántas bacterias podía contener una brocha y decidió hacer un estudio. Para hacerlo, le fueron prestadas bochas de 35 consumidores y maquilliistas para ponerlas a prueba en el laboratorio. Como resultado, se concluyó que de las 35 brochas, 58% eran poco higiénicas para su uso, 34% tenían niveles peligrosamente altos de bacterias, pero lo más sorprendente fue que encontró que dos de las brochas analizadas tenían más bacterias que las que se encuentran en promedio en un cepillo para limpiar escusados.

¿Sorprendente, no? Lo que ocurre es que la piel se depura constantemente mediante la expulsión de aceites, bacterias y células muertas, que al aplicarnos el maquillaje se impregnan a la brocha o esponja y a su vez se pasarán al producto cosmético al entrar en contacto, completando así un ciclo perfecto de contaminación. Entre las consecuencias, se reduce notablemente la vida útil de los productos y su efectividad, así como existe también la posibilidad de afectar a la salud de nuestra piel causando alergias, acné, resequedad, sensibilidad, e infecciones cutáneas.

¿Cómo limpiar mis brochas?

Es muy sencillo:

  • Si cuentas con un limpiador especializado necesitarás un pañuelo de papel que puedes colocar en una superficie plana o incluso en la palma de tu mano, después atomiza la brocha que desees limpiar ( es preferible limpiar de una en una ) y comienza a hacer movimientos circulares hasta que la brocha deje de soltar color. Algunas marcas de limpiadores que yo recomiendo son: MakeUp Forever, GOC y la propia linea de Sephora.
  • Si no cuentas con un limpiador especializado no te preocupes, lo único que necesitas es una barra de jabón que debe ser necesariamente neutro, basta con mojar un poco el jabón y con movimientos circulares ir limpiando la brocha hasta que no salga color de la misma (incluso lo puedes hacer en el mismo chorro de agua) y recuerda al final enjuagarla simplemente con agua. Algunas marcas que yo recomiendo son: Dove, Grisi y sorprendentemente, los jabones para bebes Johnson’s.

kristina-balic-63248-unsplash

  • Después de limpiarlas, déjalas extendidas al menos 20 minutos con una toalla abajo para que se sequen lo mejor posible.
  • Ahora que tus brochas estarán limpias estarán también listas para ser usadas de nuevo. Como recomendación, crea el hábito de limpiar al menos una vez por semana aquellas que utilices con regularidad como las aplicadoras de correctores, bases y blush; en lo personal, me resulta más fácil hacerlo el domingo ya que es el día que suelo estar con menos prisa.

Recuerda que limpiar brochas no es algo que deben hacer sólo los maquilliistas profesionales, es algo que tendríamos que hacer todas con regularidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s