Primer pecado capital de la piel: dormir maquillada

Primer pecado capital de la piel: dormir maquillada

Que tire la primera piedra la que no haya dejado pasar un sólo día sin desmaquillarse. Es de hecho una de las práctica nocivas para la piel más común entre las mujeres, pues hay que admitir que después de un largo día de trabajo, de muchos pendientes en la cabeza o incluso después de una buena noche de fiesta, de lo último que nos acordamos es de desmaquillarnos y preferimos irnos directamente a dormir.